– Analizará Comisión de Hacienda del Estado otras medidas presupuestales que ayuden a enfrentar impacto por el COVID-19.

Xalapa, Veracruz., 16 de Marzo de 2020.- Tras considerar que sí es viable ajustar a la baja el presupuesto de partidos políticos y gasto electoral en Veracruz, la diputada local Rosalinda Galindo Silva afirmó que a través de la Comisión Permanente de Hacienda del Estado se analizará la propuesta del Ejecutivo estatal, anunciada este lunes para hacer frente al impacto del COVID-19 en la entidad.

Este lunes, la legisladora de Xalapa asistió invitada por el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, a la rueda de prensa donde se anunciaron medidas para reducir riesgos y salvaguardar la salud de las y los veracruzanos ante el COVID-19, así como en las medidas presupuestales que deberán asumirse para hacer frente a los diferentes escenarios epidemiológicos.

Reconoció que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez ha actuado con atingencia y prontitud para atender el tema del Coronavirus, lo que ha permitido que hasta el momento Veracruz no registre ningún caso positivo; los pacientes detectados han sido descartados mediante un seguimiento médico preciso y puntual.

Galindo Silva, respaldó las acciones anunciadas por la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) para suspender clases en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río-Medellín a partir de este martes 17 y a partir del 23 en el resto del estado, así como las festividades propias de la temporada, actos cívicos y eventos masivos, de cualquier índole previstos por la Secretaría de Gobierno.

Respecto a la propuesta del Ejecutivo estatal para reducir el gasto electoral en Veracruz con miras al proceso del año entrante, enfatizó que habrá de analizarse con suma responsabilidad no sólo este tema, sino todo aquel que ayude a mantener una política de austeridad y ahorro presupuestal en toda la administración pública estatal y órganos autónomos.

La atención del COVID-19, enfatizó, implica afectaciones presupuestales a mediano y largo plazo, por lo que se está a tiempo para emprender economías y redireccionar recursos para las acciones prioritarias de la población, en materia de salud.