– Se suma la diputada de Morena, al reclamo de justicia y pide políticas públicas o programas especiales para su desarrollo sustentable

Xalapa, Veracruz., 16 de Mayo de 2019.- La diputada Margarita Corro Mendoza, se sumó al reclamo de justicia en favor de los pueblos chinantecos y mazatecos “reacomodados” en Veracruz y solicitó a los poderes del Estado el diseño de políticas públicas o programas especiales que permitan su desarrollo sustentable.

Durante la Cuarta Sesión Ordinaria del Segundo Periodo Ordinario correspondiente al Primer Año de Ejercicio Constitucional, la integrante del Grupo Legislativo de Morena, dirigió al pueblo y a sus representantes un pronunciamiento relativo al rescate cultural y social de estos pueblos que han vivido en el rezago durante generaciones.

Recordó que a los chinantecos y a los mazatecos se les ordenó abandonar sus pródigas tierras. Entre Oaxaca y Veracruz, desde la Sierra Madre Oriental hasta los valles del Uxpanapa, Tres Valles, Cosamaloapan y Tierra Blanca, fueron apareciendo pueblos sin nombre, solo números para que perdieran las raíces de sus lenguas, de su cultura.

“Al desplazamiento forzoso, al traslado inhumano de chinantecos y mazatecos se dio el nombre de ‘Reacomodo’, con el fin de suavizar el acto. En las nuevas tierras, los apoyos prometidos nunca llegaron o se extraviaron. Los ‘reacomodados’ empezaron a ser vistos como extranjeros cuyas lenguas eran ininteligibles”.

En el recuento histórico, añadió que, en 1957, todo el pueblo mazateco de San José Independencia fue trasladado a la congregación de Los Naranjos, que entonces pertenecía al municipio de Cosamaloapan, fue bautizado como Nuevo San José Independencia, y que ahora forma parte del Municipio de Tres Valles. La segunda migración se realizó en la década de los 70, formando el Poblado 2 en Cosamaloapan, el Poblado 3 en Tres Valles y el 1, 4, 5 y Arroyo Tambor, en Tierra Blanca.

En este orden de ideas, la mayor concentración de esos pueblos, particularmente chinantecos, se dispersó a la orilla del rio Uxpanapa, afluente del Coatzacoalcos, y, en 1997, se constituyó el municipio de Uxpanapa, cuya cabecera municipal se ubicó en el poblado 10 y se rebautizó como La Chinantla.

Corro Mendoza destacó, que “tanto chinantecos como mazatecos resistieron y se hicieron fuertes recuperando sus tradiciones y no perdieron su lengua, pero además avanzaron en la comprensión de sus derechos como Pueblos Originarios exigiendo al gobierno el respeto a sus elementales derechos humanos: lengua, formas organizativas, representación y los apoyos prometidos ante el reacomodo forzoso”.

La legisladora, originaria de Tierra Blanca concluyó expresando su deseo de construcción de “una patria justa y equitativa, a pesar del origen de los pueblos, de la religión, del color de piel, de las preferencias sexuales, de la situación económica o de los diversos conocimientos, elementos de este intercambio de valores culturales”.