– La fragilidad mostrada ante el ataque armado, no justifica el gasto de 7.5 mdp; debió cumplir con la protección necesaria para salvaguardar a los elementos.

Xalapa, Veracruz., 27 de Febrero de 2020.- “Por la fragilidad mostrada tras el ataque armado a una torre de vigilancia, ocurrido el pasado fin de semana y que derivó en la muerte de dos policías estatales, las autoridades municipales de Córdoba están obligadas a transparentar la inversión de 7.5 millones de pesos, pues es evidente que carecía de los elementos mínimos para salvaguardar su integridad”, expresó el diputado local Víctor Emmanuel Vargas Barrientos.

Desde la máxima Tribuna del Estado, el legislador de MORENA reiteró su rechazo a este acto vil y su solidaridad con la familia de los cuatro policías caídos en cumplimiento de su deber, pero también expresó su malestar por la fragilidad de la torre de seguridad.

Citó que de acuerdo a los medios de comunicación los atacantes dispararon contra la torre, aprovechando la ventaja que les concedió hacerlo por sorpresa; la forma de actuar por parte de la delincuencia, no es una novedad, pero es de reiterarse la aparente facilidad con que los proyectiles disparados atravesaron la torre y dieron muerte a los dos elementos policiacos, quienes cumplían las labores propias de su deber.

Y precisó que sin ser experto en el manejo de armas y mucho menos en las características de blindaje que debe tener una torre movible, como la atacada en los hechos mencionados, consideró que dada la función para la cual fue adquirida, debió contar con materiales lo suficientemente resistentes para contener los disparos de armas convencionales o de uso exclusivo del Ejército, lo cual no ocurrió así.

En dicho sentido -enfatizó-, exijo que la alcaldesa de Córdoba Leticia López, informe a la ciudadanía cómo fue que su administración adquirió las referidas torres de seguridad, cuánto costaron, cuáles fueron los materiales con que se construyeron y las características del equipo de vigilancia.

Los cordobeses, dijo, exigimos información por parte de la alcaldesa y de la Tesorería Municipal, en relación a dicha compra así como a quién se les compró y cuál fue el esquema de adquisición, en donde, por cierto se invirtieron 7.5 millones de pesos, en virtud de que no debe perderse de vista que en el ataque a dicha torre, murieron dos personas que enlutaron a dos familias que hoy exigen justicia.

“De igual manera, no podemos dejar de considerar el hecho de que las fuerzas de seguridad pública, sigan expuestas a otro ataque similar como el del pasado sábado y que desgraciadamente pierdan la vida más policías, sin que puedan resguardarse en un sitio que les tuvo que proteger y otorgar la capacidad para repeler una agresión”, expuso ante la Mesa Directiva de la Diputación Permanente.

El diputado local, presidente de la Comisión Permanente Instructora, reiteró que la instalación y uso de una torre de vigilancia como la atacada, implica que debe ser un sitio de privilegio para otorgar seguridad y, a la vez, tiene que ser un espacio que le permita a los policías resguardarse ante un ataque directo y contraatacar a los agresores.

De no ser así, sostuvo, la propia torre se convertiría en un espacio que haría más vulnerables a sus ocupantes, pues los atacantes tendrían a su merced a las víctimas en un pequeño lugar, como sucedió el pasado sábado 22 de febrero de 2020 en Córdoba.